Eric el Rojo [parte III]

Tercera y última entrega de esta retrospectiva de los primeros años de la Premiere League vistos a través de la figura de Eric Catona. El francés se retiró a la conclusión de la temporada 96-97 en la que su equipo revalidó el título liguero en una campeonato igualado donde al Newcastle United, que fichó a Alan Shearer, se le unieron Liverpool y Arsenal como aspirantes al trono de los diablos rojos. Sus números fueron los peores de su etapa en Inglaterra y su bajón unido a la eliminación ante el Borussia de Dortmund en las semifinales de la Liga de Campeones y su más que consabida ausencia de los planes del seleccionador francés para el Mundial de 1998 le llevaron a despedirse de la práctica activa del fútbol.

Últimos minutos de Cantona como jugador en activo.Cantona durante su último partido como jugador en activo.

El último año

La temporada 1996-97 se presentaba para el United como la de su asalto a Europa. El conjunto de Alex Ferguson había demostrado su solvencia en las competiciones domésticas por lo que quería lograr su segunda Copa de Europa. Para ello, el cuadro de Manchester se reforzó con las contrataciones del checo Poborsky, que había firmado una gran Eurocopa con su selección y que iba a pelear con Beckham por un puesto por la derecha una vez se había traspasado a Kanchelskis y Sharpe; el catalán Jordi Cruyff, que arribaba del FC Barcelona, y los noruegos Ole Gunner Solskjaer, autor de 18 goles, y Ronnie Johnsen, para apuntalar el centro. Alan Shearer fue traspasado al Newcastle Utd. en el verano de 1996.Si el United apostó por apuntalar a su equipo y seguir confiando en el crecimiento de los fergie babes, el Newcastle dobló su apuesta. En verano, las urracas pagaron al Blackburn Rovers 15 millones de libras por el máximo goleador del curso pasado. Alan Shearer regresaba a su casa para hacer campeón al club de su ciudad. También se produjeron otros movimientos importantes en el mercado. Gianfranco Zola huía del corsé táctico del fútbol italiano para enrolarse en las filas del Chelsea. El italiano fue importante en el despegue del club londinense y en su llegada a la élite del fútbol inglés. Ayudó al Chelsea a ganar la FA Cup de 1997 y fue elegido por la prensa como el mejor jugador del año. Zola fue el siguiente en seguir los pasos de Cantona y Bergkamp. Aquel Chelsea comenzó a pensar en grande. Contrató al central francés Frank LeBouf, a Gianluca Vialli, delantero centro que se había proclamado campeón de Europa con la Juventus, al medio italiano del Lazio Roberto Di Matteo, y al holandés ex del Milan Ruud Gullit. Ellos se unieron a los Kharim, Hughes, Peacock, Clarke, Morris o Sinclair para llevar al Chelsea a la sexta posición y a la final de la FA Cup, que ganaría tras derrotar por 2-0 al Middlesbrough. Un Middlesbrough que también tuvo un ambicioso proyecto, fichando a Ravanelli de la Juve, a la última sensación carioca llamada Juninho, al mediocentro brasileño Emerson o al lateral izquierdo brasileiro Branco, que lucía un potente disparo a balón parado. Pero ese Middlesbrough no funcionó, se marchó a First Division y perdió la final de Copa ante el Chelsea.  

Pero en Londres también se produjo otro movimiento importante, especialmente para el Arsenal y para la historia de las diez últimas temporadas de la Premiere. En septitembre aterrizó en Londres el francés Arsene Wenger para hacerse con las riendas del banquillo del Arsenal. El conjunto gunner tenía una sólida base heredada de la era George Graham que componían Tony Adams, Paul Merson, Ian Wright, Lee Dixon, Martin Keown, Nigel Winterburn y David Seaman. A ellos, en el curso anterior, se les habían unido dos jugadores llamados a marcar diferencias: Bergkamp y David Platt. Con la llegada de Wenger comenzó una cierta francesización del Arsenal. Con él llegaron Patrick Viera, un mediocentro que no había gozado de oportunidades en el Milan, Nicolás Anelka, un joven delantero del PSG fichado en febrero, y un hombre de confianza como fue Remi Garde.  

Beckham y Roy Keane, celebrando un gol

El caso es que la temporada comenzó con un encuentro con mucho morbo. La Charity Shield enfrentó al United ante el Newcastle. Lo que podía ser la revancha de las urracas se convirtió en un exhibición de los diablos rojos. 4-0. Cantona se encargó de abrir la cuena, Butt puso el 2-0 y los goles en los últimos minutos de Beckham y Keane cerraron la goleada. Pero el inicio de temporada fue distinto para ambos equipos. El United se descolgó al inicio debido a tres empates consecutivos. El Newcastle perdió dos de los tres primeros encuentros pero a mediados de octubre accedió al liderato gracias a la derrota del Liverpool en Old Tratford. En esa misma jornada, el Arsenal ganó al Blackburn Rovers y se situó con los mismos puntos que el Liverpool, a uno de distancia del líder. El gol de Beckham ante los reds permitió a los diablos rojos situarse a dos puntos de la cabeza de la tabla. En el horizonte se avecinaba el campeonato más reñido de la década de los 90 con Newcastle United, Arsenal, Liverpool y Manchester United aspirando al título.  El Newcastle no pudo tomar vendetta del United en la Charity Shield pero sí lo iba  a hacer en la siguiente jornada de liga.

El equipo de Ferguson visitaba el Sant James’ Park tras ganar en un Turquía un importante partido de Liga de Campeones ante el Fenerbahce y cosechó un doloroso 5-0. Peacock, Ginola, Ferdinand, Shearer y Albert, que cerró la cuenta con un espectacular tanto de vaselina. el United llevaba 12 temporadas sin encajar un resultado así. Era la séptima victoria consecutiva de los magpies. Además la jornada le salió redonda ya que el Arsenal empató y el Liverpool perdió, por lo que consolidó su primer puesto. El sorprendente Wimbledon saltaba al tercer puesto de la tabla. 

Si el 5-0 de Sant James’ Park fue doloroso, el 6-3 que cosechó en la siguiente jornada en su visita a Southampton hizo tambalear al United. Un tambaleo liguero que no fue mayor debido a la derrota del Newcastle en Leceister, que permitió al Arsenal acceder al liderato compartido. El tambaleo liguero dio paso al tambaleo europeo. Tras encajar 11 goles en dos partidos, el United recibía al Fenerbahce parar buscar una victoria que le dejase prácticamente clasificado para los cuartos de final de la Liga de Campeones. Un tanto de Bolic en los últimos minutos de partido complicaba la clasificación. La vuelta a la Liga supuso otro desengaño. Derrota por 1-2 ante el Chelsea. Dauberry y Vialli dieron vida a un conjunto bleu que superaba al United en la tabla y se situaba en la quinta posición a cinco puntos del Newcastle que recuperaba el liderato en solitario debido al empate del Arsenal ante el Wimbledon.  

Cantona regateando a un rival.

El United vivía el peor momento de la era Cantona. Le tocaba disputar dos encuentros que podrían marcar su devenir de la temporada. Primero, recibió al Arsenal. Uno de los duelos más esperados del campeonato. El campeón en apuros medía fuerza ante todo un valor emergente como era el Arsenal de Wenger. A la sombra, Newcastle y Liverpool aguardaban un buen resultado en Old Tratford para fortalecer sus aspiraciones al título. Los reds cumplieron al vencer 0-2 en Leeds pero los magpies empataron [1-1] en Uptton Park. Así que el liderato se decidía en Manchester. El United acabó ganando un mal partido gracias a un tanto en propia de Winterburn. El Newcastle seguía líder, a dos puntos se situaba al Liverpool, a tres el Arsenal, a cuatro el Wimbledon, a cinco el Chelsea y a seis el United. 

Si el encuentro ante el Arsenal era crucial para el devenir en Liga, el miércoles tocaba un duelo decisivo para le futuro del United en Liga de Campeones. Los de Alex Ferguson recibían con la necesidad de ganar a una Juve que buscaba su clasificación. Al final, un gol de penalti de Del Piero clasificaba matemáticamente para cuartos de final a la vecchia signora y la victoria del Fernerbahce ante el Rapid de Viena situaba a los turcos en la segunda posición del grupo. La clasificación del United iba a depender del duelo entre italianos y turcos y no pintaba nada bien. A comienzos de diciembre, el United visitó Viena y logró un 0-2 gracias a los goles de Giggs y Cantona. La Juve venció en casa al Fernerbahce y dio el pase a cuartos al United. Para entonces, el Arsenal le había arrebatado el lidreato al Newcastle gracias a su triunfo por 1-2 en Sant James’s Park. El United iniciaba diciembre en quinta posición a seis puntos del Arsenal. Un mes de diciembre que fue fructífero para el United. Además del pase para cuartos de final de la Liga de Campeones, los de Ferguson ganaron 14 de los 18 puntos que se pusieron en juego en ese mes y despidieron el año a dos puntos del Liverpool líder y empatado con Arsenal y Wimbledon.  

Kenny Dalglish, técnico del Newcastle Utd.Si diciembre fue fructífero para el United, para el Newcastle fue nefasto. Cinco puntos sobre 15, a cinco del liderato. Gran presión para un Keegan que decidió abandonar el banquillo del Newcastle tras cinco años. Su relevo fue Kenny Dalglish, de la escuela del Liverpool como Keegan y ganador de la Liga dos temporadas antes. El Newcastle completó el tridente del Blackburn Rovers. Batty, Shearer y Dalglish. Entre la salida de Keegan y la llegada del Dalglish, el Newcastle fue perdiendo comba en el campeonato y también fue eliminado de la Copa. Inició febrero a 7 puntos del Liverpool. 

La recta final de la Premiere se presumía de gran interés. Si el United había vivido un gran diciembre, el mes de enero no fue menos propicio. Diez puntos en cuatro partidos que le llevaron a ser líder a la conclusión de enero. Líder con un punto de renta sobre Arsenal y Liverpool y cinco sobre Newcastle. El mes de febrero también fue bueno para los diablos rojos. A pesar de su eliminación copera ante el Wimbledon, el United ganó por 1-2 en Highbury. Distanciando al Arsenal, así como al Newcastle, a seis puntos. El campeonato parecía que iba a ser un mano a mano entre United y Liverpool. En realidad, los reds de esta temporada no habían cambiado mucho respecto a los de la anterior. Un par de fichajes, el noruego Kvarme, el delantero checo Patrick Berger, y las apariciones de los canteranos David Thompson y Michael Owen. El Liverpool iba sesteando por la liga gracias a la buena temporada que firmaron Fowler (18) y Collymore (12), así como a su defensa que fue la tercera menos goleada del campeonato.  

La campaña 96-97 también vivió otro espectacular Liverpool vs. Newcastle que se resolvió por 4-3 a favor de los de Anfield. McManaman, Berger y Fowler pusieron el 3-0 antes del descanso, pero los goles en los últimos 20 minutos de Gillispie (71’), Asprilla (87’) y Barton (88’) pusieron la igualada. Fowler, en el 90, decantó el encuentro para el Liverpool. La derrota en Anfield fue la última de la temporada para el Newcastle que encadenó diez partidos sin perder, con un balance de cinco derrotas y otros tantos empates, para acabar alcanzando la segunda posición de la tabla gracias a un beneficioso triple empate a puntos con Arsenal y Liverpool. 

La Liga de Campeones regresó para el United cuando había logrado encarrilar un campeonato doméstico que en noviembre estaba complicado. El regreso a la competición continental pilló a los diablos rojos en su mejor estado de forma lo que se concretó en el 4-0 que le endosaron en el partido de ida al Oporto. May, Cantona, Giggs y Cole sentenciaron al eliminatoria y permitían al equipo centrarse en la liga. Los triunfos sobre Sunderland, Sheffield Wednesday y Everton dejaban al United con seis puntos de ventaja sobre Liverpool y Arsenal, aunque con un encuentro más que los reds. Pero un tropiezo en casa ante el Derby County (2-3) antes de visitar Dortmund dio vida a sus perseguidores. Arsenal, con un partido más, y Liverpool se situaban a una victoria del liderato y quedaban cinco partidos para la conclusión.  

La visita a Dortmund no fue propicia para el United. Buen partido de los diablos rojos, superioridad sobre los alemanes, ocasiones de gol, pero faltó puntería lo que permitió que un gol de Tretshok diese una pequeña renta (1-0) al Borussia para la vuelta. Antes de encarar el partido de vuelta, el United se iba a jugar la liga en Anfield. El Liverpool había perdido una buena ocasión entre semana para dar caza a los diablos rojos pero se dejó un empate en el derbi del Mersey ante sus vecinos del Everton. Dos puntos mediaban en la clasificación entre ambos pero los reds habían disputado un partido más por lo que estaban obligados a ganar para no decir adiós a sus aspiraciones ligueras. Pallister adelantó en dos ocasiones al United y Cole hizo el 1-3 que finiquitó el duelo. El United metía cinco puntos de distancia sobre Arsenal, que vio como en esa jornada el Blackburn le empataba en Highbury en el último minuto, y Liverpool, ambos con un encuentro más disputado. 

Con la liga en el bolsillo, cinco puntos de ventaja sobre sus perseguidores que podían sumar un máximo de nueve mientras que el United tenía cuatro partidos por disputar, llegó el conjunto de Alex Ferguson a la vuelta de la semifinal de Liga de Campeones. Un gol de Ricken para el Dortmund a los siete minutos del inicio de partido sembró el desconcierto en un United que antes del choque veía factible la remontada. Pero el gol del alemán fue un mazazo del que no se recuperaron los diablos rojos a lo largo del encuentro. Crearon ocasiones, pelearon como exige la tradición inglesa, pero se quedaron apeados y tocados. Tan tocados que empataron los tres siguientes compromisos ligueros aunque no se complicaron el título liguero debido a los malos resultados que también cosecharon Liverpool y Arsenal. 

No se sabe muy bien si conmocionado por la eliminación europea, que le pudo sembrar de dudas al pensar que iba a tener que esperar demasiado para la madurez de los fergie babes para poder luchar por la corona continental, influido por la escasez de retos que le quedaban en Inglaterra y la consabida y asumida ausencia del equipo nacional galo que un año después iba a disputar el Mundial de Francia de 1998, Cantona anunció por sorpresa su retirada. Seis campeonatos después, de los que ganó cinco con dos equipos diferentes, Cantona decía adiós a una liga inglesa en la que no parecía estar destinado a triunfar cuando llegó rebotado del fútbol francés. De hecho, pocos jugadores continentales pudieron triunfar en aquel el llamado fútbol de las islas. Cantona fue un pionero. Sin una gran fortaleza físcia, ni una punta de velocidadd que explotar ante los corpulentos defensas británicos, Cantona sobrevivió gracias a su talento para jugar rápido el balón al espacio, su fútbol en corto y su clase en la definición ante el guardameta rival. Pero también sobrevivió gracias a que se ganó el respeto por su carácter indómito. No se arrugaba ante patadas y brabuconadas. Sábado sí, sábado también, respondía a sus rivales con el balón en el pie, asumiendo la responsabilidad de liderar el triunfo de su equipo con geniales pases e inverosímiles goles. Era el jugador perfecto para desequilibrar con con esa mezcla de talento y raza que se daba cita en el cuerpo de Eric Cantona. Pero, probablemente, su mayor contribución en el juego del Manchester United fue su capacidad de asociarse futbolísticamente con todos los jugadores que le rodearon en sus cinco temporadas como diablo rojo. Se asoció en la medular con Paul Ince, Roy Keane, Nicky Butt y Paul Scholes; por la izquierda siempre se asoción con Ryan Giggs; por la derecha se asoción con Lee Sharpe, Andrei Kanchelskis y posteriormente con David Beckham; y en vanguardia se asoció con Mark Hughes, Brian McClair y Andy Cole. Un jugador distinto que empezó a cambiar el aspecto del tradicional fútbol británico al llevar el balón al verde y conducirlo con elegancia. Fue el precursor que abrió el camino del triunfo en la Premiere League a talentos continentales de la envergadura de Gianfranco Zola, Dennis Bergkamp, Thierry Henry, Tomas Rosicky o Césc Fábregas y el punto de partida para el reencuentro del fútbol de las islas con la modernidad futbolística de la que se apartó con la exclusión de los clubes ingleses de las competiciones europeas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: