La década prodigiosa del Celtic

Los jugadores del Celtic haciendo una piña.

La Liga de Campeones regresó ayer con la disputa de los primeros cuatro partidos correspondientes a la ida de los octavos de final. Entre ellos destacaron la remontada de la Roma al Real Madrid en el Olímpico (2-1) y el triunfo por 2-0 del Liverpool ante el Inter. Esta noche, además del interesante Arsenal-Milan, destaca la visita del Barça a Celtic Park. Será el tercer enfrentamiento entre ambos clubes en las últimas cinco temporadas. En la 2003-04, los escoceses eliminaron a los catalanes en los octavos de final de la Uefa. Meses después, en el seno del Grupo F de la Liga de Campeones, volvieron a verse las caras. Triunfo culé en Glasgow (1-3) y reparto de puntos en el Camp Nou (1-1).

 

Este enfrentamiento de esta noche será diferente. Sobre todo desde el punto de vista de un Celtic de Glasgow que, apoyado por el magnífico ambiente que se crea en su campo donde no ha perdido en esta temporada, aspira a volver a ser un conjunto temido en Europa. Como lo fue a finales de los años 60 y a comienzos de la década de los 70. Un Celtic que probablemente es uno de los conjuntos que mayor simpatía despierta en la Europa futbolística tanto por la pasión como por la afabilidad de sus supporters, una de los aspectos que marcan la diferencia con el otro gran club de la ciudad. Una simpatía que a veces es desmemoriada ya que el equipo de las rayas horizontales blancas y verdes fue el primer club británico en ganar la Copa de Europa, triunfo que rompió el dominio latino en la máxima competición continental, y presentó dura batalla en los torneos europeos. Fue su década prodigiosa en Europa. El nombre del Celtic está aparejado al de la vieja Copa de Europa, esa que se resolvía en dramáticas eliminatorias de ida y vuelta entre conjuntos que apenas se conocían, en la que modestos equipos sacaban los colores a los grandes del fútbol europeo y donde se forjaron épicas batallas que ahora forman parte de la leyenda del torneo, pero la entidad de Glasgow también quiere entrar en la modernidad y volver a ganarse el respeto de los adversarios en esta Champions League de diseño.

DOS SEMIFINALES. Fue en la temporada 1965-66 la primera en la que el Celtic se dejó notar en Europa. Fue en la Recopa. Alcanzó las semifinales pero cayó eliminado por el MTK  de Budapest. Una eliminatoria rara. En la ida, los escoceses lograron un 3-0 que parecía clasificarles para la final pero en Budapest llegó la remontada del MTK (4-0). A pesar de la buena campaña europea, el Celtic reemplazó en el banquillo a Jimmy McGrory por Jock Stein. Con Stein llegarían los mayores éxitos del Celtic de Glasgow. Con él en el banco se ganó la Copa de 1965 que permitió disputar la Recopa de 1966. Se volvió a llegar a semifinales. El Liverpool fue el encargado de apear al Celtic. El Liverpool del escocés Bill Shankly cayó por 1-0 en Celtic Park, pero dio la vuelta a la eliminatoria al imponerse por 2-0 en Anfield. Los reds se clasificaron para una final que perderían ante el Borussia de Dortmund (2-1).  

La eliminación europea no pudo empañar una temporada que llevó al Celtic a ganar el título de liga escocesa tras 12 años sin hacerlo. Una larga travesía por el desierto que iba a acabar en el mayor éxito internacional del club escocés: la Copa de Europa de 1967. Jock Stein había formado un bloque duro, sólido y muy difícil de batir que se movía al ritmo que marcaba un pelirrojo llamado Jimmy Johnstone. Con esas características y con la experiencia que dieron las eliminaciones en la Recopa, el Celtic se presentaba al asalto a la Copa de Europa. La clasificación hasta la final no fue complicada. Solventes triunfos tanto en la ida como en la vuelta ante Zurich y Nantes. En cuartos de final tocó remontar el 1-0 adverso cosechado en el campo de la Vojvodina. McNeil, cuando se cumplía el minuto 90, puso el 2-0 que clasificaba al Celtic para las semifinales. En ellas el rival iba a ser el Dukla de Praga. La eliminatoria estuvo a punto de decidirse en Celtic Park. Johnstone y Wallace –en dos ocasiones- fueron los autores de los tres tantos escoceses pero Strun logró el tanto de la incertidumbre. 0-0 en la vuelta.

Los Leones de Lisboa.
LOS ‘LEONES DE LISBOA’ VS. EL INTER DE H.H. Si el camino hacia la final había sido relativamente cómodo, la conquista del título no podía ser una empresa más complicada. El Inter. de Helenio Herrera quería su tercera Copa de Europa. Había ganado las ediciones de 1964 y 1965, había sido apeado por el Real Madrid en las semifinales de 1966 y en esta edición había eliminado a Torpedo de Moscú, Vasas, Real Madrid y CSKA de Sofía. El conjunto neroazurro probablemente era el equipo más competitivo de todo el continente. Helenio Herrera había copiado el estilo que Nereo Rocco había aplicado en el otro equipo de Milan para ganar la Copa de Europa de 1963. Un estilo de juego por todos conocidos por el popular apelativo de catenaccio. Un equipo que especulaba, hacía una fuerte marca y buscaba matar a través del contraataque. Era el Inter. de los Mazzola, Facchetti, Corso, …. pero, sobre todo, era el Inter. de H.H. Ante la todopoderosa máquina neroazurri Jock Stein presentaba un equipo de chicos de la casa, conocidos tras la final como The Lisbon Lions (NdA: ‘Los Leones de Lisboa’). Todos los miembros del equipo habían nacido en un radio de 30 millas –48 kilómetros- alrededor de Glasgow. De hecho, diez de los once titulares eran nacidos en esta ciudad.

El partido no pudo empezar mejor para el Inter. A los siete minutos ya ganaba. Mazzola había transformado una pena máxima realizada sobre Cappellini. Ahora el Inter. podía explotar su juego defensivo. Pero el Celtic iba a dar la vuelta al partido “jugando al fútbol. Puro, bello e inventivo fútbol”, como declaró Jock Stein a la conclusión del choque. El Celtic mostró la tradicional generosidad en el esfuerzo que tienen los equipos de las islas. Nunca perdió la esperanza de remontar. Así, en el minuto 63, Tommy Gemmell equilibró la contienda con un imponente zapatazo desde la frontal del área interista. La igualdad del marcador no se veía reflejada sobre el césped lisboeta. El Celtic seguía con la inercia de buscar el gol mientras que el Inter. estaba desconcertado con la igualada, pero no le intranquilizaba seguir agazapado. Otro disparo desde fuera del área de Tommy Gemmell fue desviado por Steve Chambers para batir a Sarti y establecer el 2-1 definitivo. El recibimiento de Glasgow fue espectacular. El Celtic acaba de ganar la Copa de Europa y acaba de firmar una temporada perfecta ya que también había sido el vencedor de la Liga, Copa, Copa de la Liga y Copa de Glasgow. Y, siendo malos, la alegría para el Celtic fue mayor porque su gran rival, el Glasgow Rangers, perdió la final de la Recopa de 1967 ante el Bayern de Munich.

Gemmel buscando fortuna con un disparo desde fuera del área del Feyenoord en la final de 1970.LA SEGUNDA FINAL. La defensa del título no pudo ser más decepcionante. Eliminación ante el Dínamo de Kiev en primera ronda. Al curso siguiente, el Celtic alcanzó los cuartos de final donde cayó eliminado por el Milan, que meses después sumó su segunda Copa de Europa tras derrotar al Ajax de Amsterdam. Una eliminación que se produjo en el propio Celtic Park. La ida en Milán había concluido con empate (0-0). En la vuelta, Pratti adelantó al cuadro lombardo y el Celtic fue incapaz de remontar el tanto transalpino. 

El Celtic volvería a meter miedo en la campaña 1969-70. Tras eliminar al Basilea en primera ronda, los escoceses se las tuvieron que ver con el Benfica, que dos años antes había perdido la final de la Copa de Europa de 1968 ante el Manchester United. La ida, disputada en Celtic Park, se saldó con un 3-0 que parecía clasificar a los de Glasgow. Nada más lejos de la realidad. Al Celtic le esperaba una larga noche en Lisboa. Eusebio y Graca pusieron un poco tranquilizador 2-0 en el marcador antes del intermedio. Así transcurrió toda la segunda mitad hasta que Diamentino, en el minuto 90, hizo el 3-0 definitivo que igualaba la eliminatoria. La suerte se alió del lado del Celtic. En aquella época no había prórroga ni penaltis que deshiciesen el empate. El método era el lanzamiento de una moneda. La cara fue para el Celtic.

Llegaba el turno del campeón italiano. La Fiorentina no pudo con las 80.000 gargantas que apoyaron al Celtic en el encuentro de ida. 3-0 que dejaron en insuficiente el 1-0 logrado por los violas en Florencia. A semifinales. En ellas tocaba en suerte el campeón inglés. El Leeds United llegaba por primera vez a las semifinales de la Copa de Europa. El Leeds era un equipo que infundía temor en el Reino Unido pero bastaron 45 segundos del encuentro disputado en Elland Road para demostrar que el Celtic apuntaba a su segunda Copa de Europa. 0-1 en la ida gracias a este madrugador gol de Connelly. La vuelta no se disputó en el Celtic Park. Por motivos de demanda de entradas el encuentro se trasladó a Hampden Park, que acogió a 136.505 espectadores para ver el triunfo por 2-1 del Celtic. 

El Celtic llegó a la final como favorito. Su rival era un equipo holandés: el Feyenoord. El conjunto de Rótterdam había llegado a la final de Milán tras deshacerse de KR, AC Milan, Vitoria de Guimaraes y Legia de Varsovia. Era la primera final de la Copa de Europa que se iba a disputar sin la presencia de un equipo latino. Por primera vez el título continental se lo iban a disputar dos equipos de los llamados del Norte. Como sucedió ante el Inter., los disparos de Gemmell fueron importantes. Él hizo el 1-0 pero la alegría no le iba a durar mucho al conjunto escocés. Dos minutos más tarde, Israel igualaba para el Feyenoord. El encuentro se marchaba al tiempo extra. En la prórroga, cuando restaban cuatro minutos para su conclusión y para la disputa de un encuentro de desempate, Kindvall realizaba el tanto ganador para el Feyenoord. El conjunto de Rótterdam inauguraba los cuatro años dorados del fútbol holandés de clubes. Tras su título llegarían otros tres del Ajax de Ámsterdam.

Portada del programa del encuentro Celtic vs. Inter de 1972.LAS ÚLTIMAS SEMIFINALES. A pesar de la amarga derrota ante el Feyenoord, el Celtic siguió siendo un equipo temible en Copa de Europa. Al año siguiente, es decir, en la temporada 1970-71 cayó en cuartos de final ante el incipiente Ajax de Ámsterdam. El 3-0 cosechado en la ida obligaba al Celtic a remontar en Hampden Park. El gol de Johnstone fue insuficiente. En la campaña 1971-72 el Celtic iba a volver a disputar unas semifinales de Copa de Europa tras derrotar consecutivamente a B1903 Copenhagen, Sliema Wanderers y Ujpest de Budapest. Estas semifinales pasaron a la historia por ser las primeras en las que los cuatro equipos eran ganadores de la Copa de Europa. Benfica, Ajax, Celtic e Inter. Los de Glasgow iban a volver a verse las caras con el Internazionale. Este enfrentamiento iba a reeditar la final de 1967 y además enfrentaba a dos equipos cuyo balance en competiciones europeas era idéntico. La única salvedad era que el Celtic había marcado más goles. Pero los goles no hicieron acto de aparición en ninguno de los dos partidos por lo que se llegó a la tanda de penaltis. La suerte de la eliminatoria se iba a decir en el primer penalti del conjunto de Celtic Park. Deans falló, el Inter. marcó los cinco y se clasificó para la final, que iba a perder por 2-0 ante el Ajax. 

Tras una temprana eliminación ante el Ujpest en la edición 1972-73, el Cetic iba a protagonizar otra brillante aventura europea en la temporada 1973-74. La última aventura hasta la fecha en Copa de Europa. Tras eliminar a Turku, Velje y Basilea, el Celtic se iba a enfrentar al Atlético de Madrid en semifinales. La ida disputada en Celtic Park concluyó con empate sin goles a pesar de que el Atleti recibió un mal arbitraje y acabó el duelo con uno menos. Todo se iba a decidir en el Manzanares. Este encuentro pasó a la historia rojiblanca por ser el que dio el pase a la gran final de la Copa de Europa de Bruselas. El duelo parecía que se iba a marchar a la prórroga ya que ninguno de los dos equipos había logrado batir al meta rival hasta que Gárate, en el 77’, hizo el 1-0. Adelardo, en el 85’, iba a sentenciar la eliminatoria. El encuentro ante el Atlético de Madrid supuso el final de la década prodigiosa del Celtic de Glasgow. Desde 1965 hasta 1974 el Celtic ganó una Copa de Europa, perdió otra final y disputó dos semifinales de la máxima competición continental de clubes así como otras dos de la Recopa. Desde entonces las incursiones del Celtic en Europa han sido decepcionantes. Tan sólo cabe destacar la final de la Copa de la Uefa que alcanzó y perdió ante el Oporto en la temporada 2002-03. En la temporada pasada llegó a los octavos de final pero cayó con honor en el último minuto del partido de vuelta de la eliminatoria que le enfrentó al Milan, que a la postre terminaría siendo el campeón. Esta temporada le tocará enfrentarse con el Barça para lograr un triunfo que permita recordar las gestas europeas logradas por el Celtic de Glasgow de Jock Stein.

Datos del artículo:

Autor: Carlos A.S.

Fecha: 20 de febrero de 2008.

Fuentes: Uefa, Celtic de Glasgow, Celtic Programmes On Line y Wikipedia.

Fotografías: Celtic Programmes On Line.

Vídeos: YouTube.

Anuncios

2 comentarios to “La década prodigiosa del Celtic”

  1. orlandito Says:

    saludos al celtic de venezuela caracas catia el calasanz

  2. Hayson Says:

    Un buen trabajo, pero encierra un error al menos. En la última semifinal disputada por el Celtic, el Atlético de Madrid no terminó con uno menos, sino con tres menos. El infausto árbitro turco Babacan mandó a la caseta a Ayala, Quique y Panadero Díaz, tres bajas importantes para la final ante el Bayern.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: