Archive for the ‘Deportivo Guadalajara’ Category

Copas en blanco y negro

marzo 14, 2008

La Copa de 1913.

La memoria y el fútbol no suelen caminar de la mano. Más si hablamos de la historia futbolística anterior a la Segunda Guerra Mundial. Habitualmente se tiende a pensar que el periodo que precedió a la contienda forma parte de la prehistoria del fútbol. Pero, prehistoria o no, al fin y al cabo es historia. En esos días en los que el balompié comenzaba a profesionalizarse en nuestro país y en los que los aficionados ya seguían con interés este deporte fue cuando brilló el Real Unión de Irún. Club guipuzcoano que con esa denominación ganó tres Copas o Campeonatos de España que lucen en sus vitrinas junto con la lograda en 1913 por el Racing Club, entidad que se fusionó con el Sporting Club para crear un único equipo en la ciudad fronteriza. Fueron los tiempos de ilustres futbolistas de la época como René Petit, Egiazabal, Vázquez, Arabolaza, Patxi Gamborenea, Luis Regueiro, Elicegui o Sagarzazu.

LOS PRIMEROS PASOS. La llegada del fútbol a España se produjo de varias maneras. La más conocida es la de los trabajadores ingleses de las minas de Río Tinto. Otra fue la que llevó el fútbol a Irún y al País Vasco. La situación estratégica de Irún en la frontera con Francia favoreció que los irundarras entraran en contacto con este deporte. El balompié se introdujo y difundió antes por tierras galas que por las peninsulares. El primer club que se fundó en la población fue el Irun Football Club en 1902. Cinco años más tarde cambiaría su denominación por la de Sporting Club de Irún. La armonía no iba a durar mucho en la entidad y en 1908 se produjo una escisión que dio lugar al nacimiento del Racing Club.  

Un once inicial del Irún Sporting Club.La existencia de dos clubes en una localidad de 10.000 habitantes hizo que Irún se dividiese en dos mitades que iban a rivalizar, y mucho, durante el siguiente lustro. El primero de los dos que quiso medir fuerzas con el resto de equipos del país fue el Sporting Club. Se inscribió en el Campeonato de España de 1910, aunque finalmente no participó, y en el de 1912, donde cayó en semifinales por 2-1 ante la Sociedad Gimnástica Española.  

En 1913 llegó el turno para el Racing de Irún. En este año, al igual que había sucedido en 1910, hubo dos Campeonatos de España. La Copa oficial organizada por la Federación y otra en la que únicamente participaron los conjuntos adscritos a la Unión Española de Clubes. En ésta última competición, el FC Barcelona se impuso a la Real Sociedad aunque sufrió ya que se disputaron tres encuentros para dilucidar el nombre del campeón. En el torneo oficial, el Racing de Irún se deshizo en semifinales del España de Barcelona –primer nombre del RCD Espanyol de Barcelona- por 1-0. En la final se iba a ver las caras con el Athletic de Bilbao, que había eliminado al Real Madrid y que aspiraba a su quinto título. El primer partido registró un empate [2-2] tras la prórroga, por lo que fue necesario la disputa de otro encuentro de desempate. En la repetición, el Racing de Irún ganó gracias a un tanto de San Bartolomé.

Once inicial del Racing Irún en la final de Copa de 1913.LA UNIÓN. La celebración del título provocó un acercamiento entre el Sporting y el Racing. La leyenda dice que fue el monarca de la época –Alfonso XII- el que medió entre los dirigentes de ambas entidades para que acabasen con la división y formasen un único club en Irún. Las conversaciones llegaron a buen puerto el 9 de mayo de 1915. Los dos clubes se fusionaron dando lugar al Unión de Irún que posteriormente terminaría añadiendo el ‘Real’ debido a la mediación de Alfonso XIII. El equipo adoptó los colores del Racing, es decir, camiseta blanca y calzón negro, en lugar de los del Sporting, que vestía una indumentaria rojiblanca con una disposición similar a la del Feyenoord holandés.  El primer encuentro que disputó el Real Unión fue ante la Real Sociedad de San Sebastián. Este partido también significó el nacimiento de una rivalidad que sustituyó a la que mantenían Racing y Sporting. Real Unión y Real Sociedad durante dos décadas pugnaron por la supremacía del fútbol guipuzcoano, cuestión nada trivial ya que desde 1914 para participar en la Copa había que ganar el torneo regional. Primero fue el llamado ‘Campeonato del Norte’ en el que los conjuntos vascos dilucidaban su representante en la fase final de la Copa. En esta fase previa, además de Real Unión y Real Sociedad, estaban dos potentes clubes vizcaínos que también rivalizaban entre sí: Athletic Club de Bilbao y Arenas de Getxo. La primera vez que el Real Unión logró ganar el Campeonato del Norte fue en 1918. Se clasificó para la fase final de la Copa que se iba a disputar en Madrid. El Real Unión se deshizo consecutivamente de Sporting de Gijón y Fortuna de Vigo por sendos 4-1. En la final se iba a enfrentar al Real Madrid en el campo de O’Donnell, que era donde el Atlético de Madrid disputaba sus partidos como local.  

El Real Madrid defendía el título que había logrado en 1917 ante el Arenas de Getxo. En aquella final había deslumbrado un joven francés: René Petit. Fue el encargado de igualar el resultado gracias a una extraordinaria jugada en la que las crónicas de la época relataban que dribló a cuatro defensores del Arenas de Getxo antes de hacer el 1-1. Después, Álvarez haría el 2-1 final. René Petit era de padre francés y madre madrileña. Nació por casualidad en tierras francesas ya que su padre residía en Irún porque era el jefe de Tráfico de la Compañía del Norte de España. A pesar de su residencia en Irún, posteriormente marchó a Madrid para estudiar Ingeniería de Caminos. En la capital se enroló en las filas del Real Madrid. Formaba de delantero junto con Santiago Bernabéu. Se dice que fue uno de los primeros jugadores totales de la historia del fútbol. Gracias a su capacidad física podía desenvolverse en varias posiciones aunque él siempre formó con el ‘9’ a sus espalda. Un jugador que combinaba su potencia física con dosis de calidad para tocar, pasar y marcar goles. Jugó 30 partidos como madridista en los que anotó 13 goles.

Llegó a Irún y con él despegó el Real Unión. Fue un jugador fundamental en los años dorados de la entidad, aunque no lució en exceso en la final de 1918 ante su ex equipo. Los plumillas madrileños admitieron la superioridad irundarra, pero se quejaron amargamente del primer tanto del Real Unión obra de Legarreta. Se dice que fue un gol fantasma, que no llegó a entrar, pero que fue concedido por el árbitro. Al final, el Real Unión ganó su primera Copa por 2-0.  

LOS FELICES AÑOS 20. A la década de los años 20 se les suele llamar como la de los ‘felices años 20’ debido a la bonanza económica que se vivió tras la conclusión de la Primera Guerra Mundial. Más felices fueron en Irún si hablamos exclusivamente en términos futbolísticos. Esta década también iba a ver cómo se enconaba la rivalidad entre el Real Unión y la Real Sociedad. El factor clave se produjo en la temporada 1918-19, en la que el Campeonato del Norte se dividió en los campeonatos de Vizcaya y Guipúzcoa. El torneo guipuzcoano iba a ser una mano a mano permanente entre irundarras y donostiarras. Y la rivalidad iba a empezar a gestarse desde la primera edición del torneo provincial. El campeón fue la Real Sociedad pero el Real Unión no perdió ningún partido. En el último encuentro se enfrentaron en San Sebastián la Real Sociedad y el Real Unión con el título en juego. El Real Unión se retiró del partido al considerar que el árbitro estaba actuando con parcialidad y favoreciendo a la Real Sociedad. Los txuri-urdines iban a caer en cuartos de final ante el FC Barcelona, que le ganó en los dos partidos y que alcanzó una final que iba a perder ante el Arenas de Getxo.  

El inicio de la década también significó el principio de la historia de la selección española. Fue con motivo de los Juegos Olímpicos de Amberes de 1920. Los jugadores del Real Unión Eguiazábal, Joaquín Vázquez y Patricio Arabolaza fueron convocados. Eguiazábal y Arabolaza formaron de titulares en el primer once de la selección y éste último fue el autor del primer tanto del combinado nacional. Ellos inauguraron un camino que durante los años 20 y 30 iban a seguir otros estandartes del Real Unión como: Patxi Gamborena, Echeveste, Errazquin, Sagarzazu, Luis Regueiro, Pedro Regueiro y Elícegui.

 

La década de los 20 deparó seis campeonatos guipuzcoanos para el Real Unión y cuatro para la Real Sociedad. Las tres siguientes ediciones al campeonato de 1919 fueron para el Real Unión y, por ello, disputó la Copa. En 1920 y 1921 cayó en semifinales ante FC Barcelona y Athletic de Madrid –actual Atlético de Madrid- respectivamente. En 1922 iba alcanzar la final tras eliminar al Real Madrid en semifinales. El rival fue el FC Barcelona, del que se dice que era el mejor equipo español de la época y lo demostró en la final ganando por 5-1 al Real Unión. La final fue bronca. Tras el descanso, al que se había llegado con 1-1 en el marcador, llegaron dos goles del Barça y una tangana que comenzaron Patricio y Surroca acabó en la suspensión del encuentro por más de media hora. Tras la reanudación, dos nuevos goles del FC Barcelona.

La Real Sociedad participó en la Copa de 1923, pero el Real Unión volvió a esta competición un año después. En cuartos eliminó al Sevilla, en semifinales al Barça en tres partidos y en la final iba a verse, de nuevo, las caras con el Real Madrid. El escenario iba a ser el campo donostiarra de Atocha, feudo de su máximo rival, la Real Sociedad. El Real Unión se impuso por 1-0 gracias al gol logrado por el extremo Echeveste. La Copa de 1924 iba a Irún.

Once inicial del Real Unión de Irún ante Boca Júniors en 1925.EL PARTIDO CONTRA BOCA. El campeonato guipuzcoano de 1925 fue para la Real Sociedad. Por lo tanto el Real Unión no pudo defender su corona nacional. Pero sí que disputó una final. Ante Boca Júniors. El club argentino era el equipo amateur más importante de Argentina. Había ganado los campeonatos de 1919, 1920, 1923 y 1924. La entidad bonaerense decidió hacer una gira por Europa. Disputó un total de 19 partidos, de los que ganó 15, perdió tres y empató uno. En España se enfrentó a Real Madrid, FC Barcelona, Ahtletic de Bilbao, Atlético de Madrid, Real Deportivo, Osasuna, Español, Celta de Vigo y Selección Catalana, pero el club xeneize quería medirse al campeón de España. No fue fácil conseguirlo. Hubo dos grandes obstáculos: el día de juego y el caché de Boca. El campo de Amute –donde jugó el Real Unión hasta que en 1926 se inauguró el Stadium – no podía acoger el partido durante un domingo ya que se estaban disputando las eliminatorias de clasificación para la disputa de la Copa. Se solucionó pasando el encuentro a un día laborable. Y se cedió a Boca Júniors el 70% de la taquilla para sufragar los gastos de desplazamiento del plantel argentino.

Para Boca Júniors jugar ante el Real Unión era una cuestión de orgullo. No podían regresar de Europa sin enfrentarse al vigente campeón español. El encuentro se disputó el 2 de abril de 1925. Días antes Boca había ganado por 1-0 a la Real Sociedad y al siguiente fin de semana visitaba San Mamés para enfrentarse al Athletic. El encuentro despertó una expectación inusitada en Irún. No sólo en las almas de los 14.000 irundarras, no, sino en las de la provincia, comunidad e incluso más allá de la propia frontera. Según narran las crónicas a Irún llegaron muchos aficionados galos al balompié procedentes de localidades cercanas como San Juan de Luz, Bayona o Burdeos. Se esperaba que Boca demostrase su potencial como lo había hecho ante Real Madrid, Atlético de Madrid o Real Sociedad. Además, tres de los mejores hombres del Real Unión se encontraban lesionados: Echeveste, Luis Regueiro y René Petit. Por ello, el osasunista Gurrucharri formó en las filas del Real Unión.

Los aficionados esperaban que Boca barriese al Real Unión. Fue todo lo contrario. Juanito Errazquin fue la pesadilla xeneize al anotar los cuatro goles del partido. Tres en la primera mitad y otro más en la segunda. Patxi Gamborenea también fue fundamental en este triunfo sobre Boca. El llevó la manija del juego guipuzcoano y entrelíneas surtió de buenos pases a los delanteros irundarras. La Nación de Buenos Aires título la crónica del choque con un rotundo: “El David vasco venció al Golliat argentino, demasiado engreído de su poderío”.

LA ÚLTIMA COPA. En septiembre de 1926 se inauguró el Stadium Gal donde hoy en día sigue jugando el Real Unión de Irún. Fue el inicio de la última gran temporada del conjunto fronterizo. A pesar de que no ganó el Campeonato de Guipúzcoa, que evidentemente acabó en las vitrinas de la Real Sociedad, participó en el Campeonato de España al lograr el subcampeonato. En su camino a la final eliminó a Zaragoza y Athletic de Bilbao en la fase de grupos. Necesitó de un duelo de desempate ante los leones que acabó con 2-1 favorable a los irundarras. En cuartos de final ganó dos de los tres partidos que le enfrentaron al Sporting de Gijón. En semifinales volvió a jugar ante el Real Madrid al que eliminó al vencerle por 1-0. En la otra semifinal el Arenas de Getxo eliminó al FC Barcelona tras batirle por 4-3 en un espectacular encuentro en el que destacó el hat-trick logrado por el delantero arenero Yermo.


El Arenas de Getxo llegaba a su cuarta final de Copa. Había ganado la de 1919 al FC Barcelona y perdido las de 1917 –ante Real Madrid- y 1922 -FC Barcelona-. También era la cuarta final para el Real Unión. Había ganado dos -1918 y 1924- y perdido una –1922-. El partido fue muy igualado. Sin goles. Se llegó a la prórroga. En ella, de nuevo el extremo Echeveste fue el hombre decisivo marcando, al igual que en 1924, el único tanto del partido. El gol que daba su tercer campeonato de España al Real Unión, cuarto si contamos el logrado por el Racing en 1913. Curiosamente esta final fue la última a la que llegaron tanto Real Unión como Arenas de Getxo. Dos clubes históricos en el arranque del fútbol en nuestro país que en la actualidad no viven sus mejores días.

 

LA CREACIÓN DE LA LIGA Y EL DECLIVE. En 1928 se decidió crear el Campeonato Nacional de Liga. Diez fueron los clubes fundadores. La creación de esta competición no fue ni mucho menos fácil. En el origen estuvo una propuesta de José María de Acha, presidente del Arenas de Getxo, que quería crear una competición al estilo inglés, es decir, todos contra todos a dos vueltas. Pero Acha quería que el campeonato tan sólo lo disputasen los seis equipos que había ganado el Campeonato de España de Clubes. Es decir, Athletic de Bilbao, Real Madrid, FC Barcelona, Real Unión de Irún, Arenas de Getxo y Real Sociedad, que había heredado el título logrado por el Ciclista San Sebastián en 1909. Esta propuesta provocó gran tensión entre los clubes ya que había otras entidades que también quería formar parte de este campeonato. Esta división originó la creación de dos campeonatos de la regularidad en 1928. Ninguno de ellos llegó a concluirse. La Federación y Alfonso XIII mediaron en la situación. Al final, el campeonato se creó con diez equipos. A los seis ganadores de la Copa –nombre con el que se iba a conocer desde entonces al Campeonato de España- se les unieron Atlético de Madrid, Español y Europa. El décimo equipo en tomar parte de la primera edición de la liga fue el Racing de Santander, que logró su plaza tras vencer al Sevilla en el Torneo de Clasificación. La creación de la Liga iba a provocar un cambio de denominación en el Campeonato de España, que pasó a llamarse Copa, y una disminución progresiva de la importancia de los campeonatos regionales, que iban a desaparecer a finales de la década de los años 30. 

 

El Real Unión también tiene un hueco en la historia de la Liga. El primer partido que se disputó fue el que le enfrentó al Español en Barcelona. El guardameta del cuadro irundarra Emery también entró en la historia de la Liga. Fue el primero en encajar un gol, obra del delantero perico Prat. La llegada de la Liga y la implantación definitiva del profesionalismo jugaron en contra de los intereses del Real Unión. El conjunto fronterizo tenía menos aficionados que el resto de rivales ligueros y, por ello, menos recursos económicos para mantener a sus jugadores fuertes. Esta inferioridad económica unido al hecho de que las primeras participaciones el Real Unión en la Liga no se saldaron con grandes éxitos, en realidad era un asiduo de la zona baja de la tabla, le fueron restando importancia. En la década de los 30 comenzó la diáspora irundarra. Garmendia se marchó en 1930 a la Real Sociedad, Luis Regueiro, probablemente el mejor jugador del cuadro fronterizo, en 1931 fichó por el Real Madrid y otras piezas clave del gran conjunto de los años 20, como René Petit o Patxi Gamboreanea, alcanzaron la treintena y bajaron su rendimiento.  

Antes del declive final que llegó con la pérdida de la plaza en Primera División en 1932, el Real Unión de Irún se adjudicó sus dos últimos campeonatos de Guipúzcoa en 1930 y 1931. Fue el último canto para un cisne que mañana sábado visitará el campo del equipo de mi ciudad, el Deportivo Guadalajara, para jugarse el cuarto puesto que da derecho a pelear por el ascenso a Segunda. Los del Stadium Gal anhelan el ascenso y el reverdecer viejos laureles, pero ya saben lo que es no poder competir por escasez de recursos. Fueron los primeros, junto con el Arenas de Getxo, en sufrir el rigor del fútbol profesional pero, a pesar de ello, tiene un lugar destacado en la historia, que no prehistoria, del fútbol patrio. Cuatro Copas lo atestiguan.  

Datos del artículo: 
Autor: Carlos A.S.
Fecha: 14 de marzo de 2008. 
Fuentes: Marca, Diario Vasco, Real Unión, Arenas de Getxo, Wikipedia, Enciclopedia del Deporte e Informe Xeneize.  
Fotografías: Real Unión, Diario Vasco e Informe Xeneize. 
Videos: Daily Motion.  
Hilo musical: Toots & The Maytals: Sweet & Dandy [Sanctuary,  2002] y VV.AA.: Trojan Records Ska Box Set [Trojan Records, 2000].